El cómic en la cultura

Los lectores de mi generación recordarán las revistas de cómics que aparecieron en España con la transición, en la segunda mitad de los ´70, y continuaron publicándose a lo largo de la década de los ´80: Totem, El Víbora, Cairo, Metal Hurlant, Vértigo, Viñetas, … . Esta avalancha de cómics para adultos, que llegó con la desaparición de la censura franquista, no cayó por sorpresa. Llovía sobre mojado. Nuestra educación infantil había estado llena de tebeos y personajes del cómic: Asterix, Anacleto, Blueberry, Mortadelo y Filemón, Tintín, Hermanas Gilda, …, en general los tebeos de la editorial Bruguera y algunas otras editoriales de menor distribución.

La historieta no era ajena a nuestra cultura personal, de modo que cuando descubrimos el nuevo cómic para adultos que se publicaba, estuvimos encantados: las historias eróticas de Guido Crepax y Milo Manara, los alucinados mundos futuristas de Moebius y los Humanoides Asociados, las aventuras de Corto Maltes y, sobre todo, los descendientes directos de Mortadelo y Filemón, versión ácrata y gamberra, que publicaba El Víbora: Makoki, Roberto el Carca y otros muchos personajes que formaron parte de la contracultura nacional. La historieta adquirió otra dimensión, pero no defraudó. Los tebeos siguieron formando parte de nuestras lecturas y nuestro entramado cultural. Nuevos personajes saciaron nuestra sed de historias, aventuras y diversión desde el sillón de casa. Después vinieron los mangas, las novelas gráficas y demás variantes actualizadas, que seguían siendo lo mismo pero con otra impronta estilística y temporal, y sobre todo generacional. Los tebeos y las historietas, desde los años ’40 hasta hoy, forman parte de la cultura de todas las generaciones. Aunque, claro, no de todas las personas.

En Andalucía hay excelentes dibujantes de cómics. Sobre todos, nombrar al veterano, entrañable y admirado Nazario. Sevillano en Barcelona y autor de las increíbles historias de Anarcoma en El Víbora desde los años ’80, después ha seguido publicando en álbumes. Hace poco, un colectivo sevillano de aficionados y profesionales, la Asociación Cultural Tebeosfera, ha publicado un descomunal trabajo documental, único en su género: el Gran Catálogo de la Historieta en España 1880-2012. Una guía panorámica de la historieta en nuestro país y su desarrollo iconográfico en la prensa y medios de comunicación. 816 páginas con más de 15.000 colecciones descritas, ilustrada con 650 portadas. Además, Tebeosfera, publica una excelente web-revista. También en Sevilla se edita uno de los blogs más interesantes sobre el cómic en español: Al sur de los tebeos, escrito por Paco Cerrejón, de visita obligada para todos los aficionados.

Con estos precedentes, el famoso Pacto por la Cultura en Andalucía no hace una sola mención al cómic. Igual, la historieta está incluida en el apartado “el libro y la lectura” –la historieta es una actividad creativa relacionada con la industria editorial desde su nacimiento-, o en el apartado “patrimonio cultural” –su ya largo recorrido histórico está vinculado a la tradición moderna y a la cultura de masas-, o en “audiovisual” –las historietas han sido llevadas al cine y la televisión en infinidad de ocasiones, y en muchos casos literalmente, sirviendo sus viñetas de storyboard para el rodaje de los filmes-, o quizás en “artes visuales y creación contemporánea” –algo tan evidente que está contenido en su propia definición y percepción. Es posible que no aparezca porque la historieta puede estar en cualquiera de esos apartados, o en todos a la vez.

En la plataforma para la participación ciudadana, abierta en Internet durante el proceso de elaboración del Pacto, fueron varias las propuestas referidas al cómic y la historieta, que además fueron las más votadas. Hay que recordarlo. Sólo por esto, como por su ubicuidad cultural y dimensión social, hubiera merecido una mención en esta declaración de intenciones para futuras políticas culturales públicas en Andalucía. No hay que olvidar que la historieta como creación y los tebeos como producto son una de las primeras industrias culturales y creativas de la modernidad por su vinculación inicial con la prensa diaria. Ya que parece que lo importante son los gestos públicos en las escenografías políticas oficiales, habría sido un detalle que estuviera citada o mencionada.

“Tenemos el talento, fabriquemos el producto”, es una de las frases más citada por los medios de comunicación, del discurso pronunciado por el presidente de la Junta de Andalucía, José Antonio Griñán, en la presentación del Pacto por la Cultura en Andalucía. Descontextualizar una frase llama a equívocos, pero hay que subrayar que no sólo tenemos el talento, también tenemos el producto. No es el producto lo que hay que fabricar, es su articulación pública lo que hay que reconstruir y desarrollar. El producto sólo hace falta visualizarlo, reconocerlo, situarse más allá de los espacios comunes y estereotipos culturales y acudir a los quioscos, a las librerías, a Internet, a la calle. Como ocurre con el cómic, ocurre con el resto de la cultura andaluza. ¿Cómo articular su circulación pública para que se desarrolle, crezca y sea el modo de vida de sus creadores? No vale compararla con la Semana Santa y las billeteras y talonarios de los cofrades. La empresa es mucho más ardua y complicada que una simple oposición imaginaria de contrarios.

Anuncios

Pacto por la Cultura en Andalucía

La pasada semana se presentó el Pacto por la Cultura en Andalucía. Básicamente, el texto plantea una declaración de intenciones que orientará las políticas culturales de la Junta de Andalucía en los próximos años con unos objetivos que ojalá se cumplan. Todos lo deseamos y el mundo de la cultura andaluza, las personas que hacen posible que la cultura sea algo vivo y tangible, lo necesita. Alabar la propuesta y valorarla se hace necesario.

La desconfianza a la declaración de intenciones del documento viene cuando se piensa que la iniciativa aparece sin un diagnóstico mínimo, que sitúe la vida diaria del mundo cultural andaluz, y de un plano de situación a partir del cual las buenas intenciones se materialicen en actuaciones que faciliten y potencien el desarrollo de las prácticas culturales, las que hacen que lo cultural sea una realidad en Andalucía. No debería ser sólo una puesta en escena propagandística y ceremonial como la del pasado jueves, lo dicho y escrito debe materializarse en la práctica y esa materialización tiene muchas formas y modos de llevarse a cabo.

En el documento se alude a las asociaciones culturales, se habla expresamente de potenciar el asociacionismo cultural. El asociacionismo cultural es una realidad, no todo en la cultura son industrias culturales. La asociaciones culturales sin ánimo de lucro son a la cultura lo que las PYMES a la economía. Las asociaciones culturales, en pueblos, barrios y ciudades, organizan actividades culturales y desarrollan proyectos que de otra manera jamás se realizarían. Con pocos medios, y con trabajo voluntario de sus asociados, llevan la cultura a donde las instituciones no llegan, sus prácticas culturales plantean y posicionan una cultura dinámica y crítica diferente de la que circula por los canales culturales más accesibles al ciudadano. En una democracia, la crítica es un ejercicio fundamental de la ciudadanía. Las asociaciones culturales sin ánimo de lucro trabajan con una audiencia cercana, crean nuevos públicos, dan trabajo a creadores y artistas que quedan fuera de los circuitos institucionales. Son vanguardistas, no en el rimbombante sentido artístico-moderno del término vanguardia, sino en la acepción más socio-cultural de la palabra: crean nuevas subjetividades, sensibilidades y conexiones con otros paisajes culturales, proponen lo que las instituciones no llegan a ver, siquiera intuir, porque no aparece en los grandes carteles del espectáculo cultural, agrupan a personas sin más interés que compartir y difundir la afición por las actividades que los reúne. Hacen cultura participativa desde la base social en la que trabajan. Es necesario subrayar la función cultural y social qué desempeñan y el uso qué hacemos los ciudadanos de sus propuestas y actividades culturales. Organizan ciclos de cine, exposiciones, conciertos, festivales de música, teatro, conferencias, radios comunitarias, intercambios culturales, mantienen páginas webs, e-zines, editan libros y revistas, realizan actividades de cercanía que en muchas ocasiones rebasa el ámbito de lo local sin dejar de ser y construir la cultura andaluza.

El documento también habla de potenciar la presencia de la cultura en los medios de comunicación audiovisuales. Los medios de comunicación no sólo son difusores de cultura, son cultura en si mismos y hacen cultura. Su labor de mediación les da una dimensión cultural de tal magnitud y amplitud que son fundamentales a la hora de hablar del desarrollo de la cultura andaluza. En ellos reside una de las claves más importantes de todo lo que estamos hablando. No basta que den cabida a las manifestaciones artísticas. Su forma de entender lo cultural influye en el modo en que la cultura se presenta y como la audiencia la percibe y recepciona. Los medios construyen la percepción de los públicos. En concreto RTVA es fundamental por su audiencia y contenidos. Es algo que los políticos conocen bien, lo utilizan a diario, y podían tenerlo en cuenta para el desarrollo de la cultura en Andalucía. La TV, no sólo entretiene, educa, en el sentido más amplio, denso y controvertido de la palabra.

En estos momentos desde las instituciones autonómicas se están haciendo movimientos muy importantes para el futuro de la sociedad andaluza. Están en marcha la elaboración de la Ley Andaluza de Participación Ciudadana y de la Ley de Comunicación Audiovisual de Andalucía. Algunos de los contenidos del Pacto por la Cultura en Andalucía deberían estar presentes en estas dos leyes que se están elaborando y el Pacto por la Cultura en Andalucía debe tenerlas en cuenta, para que éste deje de ser una declaración de intenciones y se direccione hacia actuaciones políticas concretas que redunden en el desarrollo de sus propuestas. Es fundamental que se establezcan mecanismos de transparencia y control social de las instituciones públicas, en este caso de las culturales, que posibiliten el avance progresivo en la democratización de su funcionamiento con la participación de todos los sectores culturales ciudadanos.