Encuentros personales

Hay personas que siempre se repiten en la conversación. Son monotemáticas. Siempre hablan del mismo tema: ellas mismas. Se dice que los artistas adolecen de esta actitud. No es cierto. Es una actitud diseminada por todos los ámbitos profesionales y sociales. Es una actitud humana. Hay personas pelmazas que, cuando te encuentras con ellas, sólo hablan de si mismas. Les preguntas: ¿como estás?, y te actualizan su curriculum. Antes, hace mucho, cuando me topaba con una de estas personas las escuchaba estoicamente. Mi padre me enseñó que escuchar a los otros, además de un gesto de buena educación, es parte del aprendizaje cotidiano de cualquier persona sensata. También, al ser poco hablador, escucho. Ahora las dejo hablando y me voy. Algunas ya me odian, dicen que soy un maleducado, un impertinente prepotente. En realidad, lo único que hago es proteger mi bienestar. A un amigo puedo escucharlo hasta la saciedad, es amigo y su vida me interesa en el afecto que nos une. A una persona con más lejanía afectiva, y que además se repite en cada encuentro, la dejo hablando y sigo mi camino, aunque no vaya a ninguna parte.

Igual ocurre con las personas toxicas. Las que siempre critican a los otros sin nombrarlos. Te pillan por banda y te emponzoñan con mil historias que no vienen al caso. Sin decir nada directamente, la literalidad no es su modo de expresión, descalifican a unos y a otros, y de paso a ti, en el mismo monólogo. Cuando se van, te preguntas porque no le has dicho esto o aquello, porque no has dejado las cosas en su sitio. No puedes, no tienes su malicia. Además, no te da tiempo: no paran de hablar, no te dejan hablar. A éstas personas mejor saludarlas a distancia, sin cruzar de acera, tienes prisa y te esperan para cualquier asunto urgente. Una estrategia de preservación del bienestar mental. Si no, acabas con el malestar de lo escuchado, incordiándote, durante el resto del día. Te machacan gratuitamente con sus elipsis difamadoras. Cuando tu inicial actitud hacia estas personas, afable y cordial, se va transformando en manifiesta e irreprimible hostilidad hacia ellas, te llaman cínico: tienes dos caras. Cierto, sin darte cuenta, te desdoblas radicalmente y aparece tu lado más hostil. Jekill y Hide en pocos segundos. Lo peor de todo es que ahora, con las redes sociales, los chats y el correo electrónico, no puedes escapar. Te pillan directamente. Ni catalogarlos como spam sirve para librarte de ellas. Sea como sea, llegan hasta ti.

El tercer grupo de pelmazos son los iluminados. Los que en algún momento de su vida sustituyeron a Dios por algún otro principio activo. Cualquier tema que aparezca en la conversación es producto de su causa primera –que interpolan cada vez que pueden. Naturalmente no comulgas con su catecismo, es tan personal e irreductible que es imposible compartirlo: te contradicen a cada frase dicha que no encaja en su credo particular. Te exigen una coherencia con sus ideas que naturalmente ni mantienes, ni tienes, y nunca sabes si lo que dicen en verdad lo piensan o están aplicando lo aprendido en algún manual divulgativo. Su inapelable verdad revelada es quebradiza y contradictoria en el complicado día a día de cualquier persona. En cierto modo son soportables por predecibles: ya sabes que traspapelan valores con principios, razones con dogmas o argumentos con fe. Piensas en Juliano el Apóstata o invocas a los ilustrados mientras escuchas sin saber si piensan o recitan.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s